Las redes sociales han transformado los hábitos de vida. Por todos es sabido el influjo que tienen sobre sus usuarios. Pocos han escapado de sus ‘garras’ ya que en ellas no importa cómo se es, todos los individuos encuentran su espacio

Las redes sociales han abierto un sinfín de posibilidades personales y profesionales para sus usuarios. Todos son conscientes de la importancia de su presencia en ellas, pero son pocos los que saben rentabilizarlas. Las comunidades virtuales que mejor se adaptan al ámbito empresarial son : Twitter, Faceboook y LinkedIn. Las dos primeras son las que más seguidores tienen y por eso son objeto prioritario para las empresas. La gran baza que aportan las comunidades virtuales para los empresarios es mejorar la atención al cliente, una manera de darse a conocer y resolver las dudas o consultas de los clientes potenciales. No hay que olvidar que lo importante es conseguir que un cliente se sienta atendido y satisfecho.

Los beneficios de la presencia en las redes sociales se resumen en aumentos de ventas. No obstante, hoy nos centraremos en cómo sacarle el máximo beneficio a Twitter como empresarios.

Cada vez son más los seguidores de las redes sociales que se animan a seguir a una empresa e incluso contratar sus servicios a través de las comunidades virtuales. Se estima que los usuarios de Twitter supera la nada despreciable cifra de 500 millones. Por ello, se ha convertido en un atractivo empresarial para dar a conocer y promover productos o servicios. 

Lo primero que hay que hacer es incrustar el botón de seguir en Twitter para que los usuarios de su página web accedan a su espacio dentro de la red social. Es importante que los contenidos que se generen sean de calidad y que guarden relación con los servicios que presta la empresa. Hay que recordar que la imagen que usted trasmite de su empresa generará una opinión pública que puede ser favorable o desfavorable en función de la valoración que hagan los usuarios, por ello, no se debe generar productos informativos de manera masiva ya que el usuario puede cansarse y considerarlos como spam.

El objetivo que debe priorizar es conseguir el mayor número posible de clientes finales. Para ello, los clientes potenciales deben sentirse el centro de atención. La posibilidad de romper las barreras del tiempo y del espacio es lo que hace de Twitter un vehículo de comunicación adecuado con el que resolver dudas de sus clientes. Otro aspecto a tener en cuenta es el feed-back que debe haber entre el emisor y el receptor de la información, en este caso empresario y cliente. Es importante prestar atención a la opinión de los usuarios que interactúen en esta red social. De ella se puede aprender mucho y crecer como empresa.

El Twitter hay que eligir bien a quién seguir. No hay que lanzarse a aumentar de manera indiscriminada el número de twitteros a los que seguir sino que se debe mantener un equilibrio con el número de seguidores y seguir a las empresas o individuos cuya actividad tenga algún tipo de relación con su actividad económica
.

Debe primar la transparencia empresarial en las redes sociales para que aumente su credibilidad y esto genere mayor volumen de negocio. Si sus seguidores detectan mentiras o falsedades en su perfil no dudarán en abandonarle y su honrabilidad quedará entredicho.

Más información en SER o no SER.