!-- Global site tag (gtag.js) - Google Analytics -->
Comparte

Muchas veces decidimos ampliar nuestro ámbito de actuación en Internet, ¿por qué quedarnos sólo en territorio nacional cuando las oportunidades que nos ofrece la red son infinitas? Una vez que hemos decidido poner en marcha un plan plurinacional. ¿Qué es lo primero que nos planteamos? El idioma.

No es difícil encontrarnos con webs mal traducidas. Que no utilizan los términos adecuados,que las imágenes tampoco están adaptadas al idioma, que las secciones están traducidas a medias y otros errores garrafales que generarán una gran desconfianza en los usuarios que visiten la web y hayan seleccionado un idioma determinado.

En muchas ocasiones nos dejamos llevar por la “comodidad” de un traductor online, sin embargo, no hay mejor solución que contar con personas que conozcan bien el idioma y sepan adaptar tu web a las necesidades y peculiaridades de los usuarios de dichos países. Para poder desempeñar este trabajo existen muchas agencias de traducciones en Madrid que te pueden ayudar con esta tarea.

 Errores que debes evitar en las traducciones web

  • No contar con una traducción completa.Y eso ¿qué quiere decir? pues que no puedes olvidarte de los títulos de la página, las descripciones, las URLs, incluso los mensajes ocultos que sólo salen en ocasiones puntuales como los errores 404, los mensajes que se muestran durante las cargas, etc.
  • Actualizar el contenido en todos los idiomas correspondientes. Lo habitual es que las webs vayan evolucionando, lo que implica que el contenido también irá cambiando y actualizándose con el paso del tiempo, tienes que recordar que esas actualizaciones de contenido (no sólo texto también imágenes) tienes que hacerlas en tantos idiomas tengas disponibles.
  • No haber planeado el diseño web de cara a la traducción. Lo más normal es que cuando se realice una traducción el tamaño y la estructura web se modifique, ya que no ocupa lo mismo un texto en el idioma original que un texto traducido, por ello, tienes que cuidar este aspecto. Para ello lo mejor es utilizar un diseño adaptable siguiendo los principios de un diseño responsive.
  • El contexto también forma parte de la traducción. Es importante que el traductor tenga cuantos más datos mejor de tu sector para poder elegir los términos más adecuados para adaptar los textos. Además, es fundamental que elijas un tono concreto en que quieras que esté presente en toda la web, y que sea el mismo que el del texto de origen, es decir si el texto original está redactado con las fórmulas de “usted” el texto traducido tendrá que igual y no con “tu”.

Es muy fácil caer en errores cuando vas a traducir tu web, Los puntos que te hemos comentado antes son sólo algunos errores fundamentales que tienes que tener en cuenta pero para que puedas asegurarte un trabajo óptimo cuenta con una empresa de traducciones de páginas webs en Madrid.

 


Comparte