Comparte

El sitio web de una empresa es hoy su principal carta de presentación, pues de ella depende la primera impresión que el cliente percibe de la marca. Si esta no cuenta con un diseño web corporativo que resulte atractivo, ordenado y que esté bien estructurado, lo más probable es que el usuario abandone la página antes de lo previsto.

La evolución de la era tecnológica y la necesidad de las empresas de adaptarse a esta realidad es un hecho. Los CEOs de hoy en día son completamente conscientes de la urgencia de digitalizar sus modelos de negocio si el objetivo es alcanzar el éxito. Podríamos decir que una empresa que actualmente no cuente con una óptima gestión de sus redes sociales, así como con estrategias exitosas de SEO y SEM, estaría tirando por la borda su esfuerzo y trabajo por impulsar su plan de negocio.

Del mismo modo, a medida que las empresas han ido cambiando su enfoque del marketing exclusivamente digital al marketing B2B y B2C, el diseño web ha adquirido una mayor fuerza. Facilitar la navegación al usuario, así como ofrecer un servicio personalizado y una mayor accesibilidad son algunas de las aspiraciones de los negocios actuales.

Tres aspectos a considerar antes de diseñar un sitio web

La confianza es uno de los aspectos que más tenemos en cuenta como usuarios a la hora de acceder a una página web. En función de las vibraciones que esta nos genere y de la profesionalidad que transmita, podremos medir su calidad y responder a la pregunta de: “¿Es esto lo que busco?”.

¿Qué facilidades quiero ofrecer?

Es importante tener una idea clara acerca de lo que nuestra empresa necesita. Incluir un apartado con el carrito de compra, ofrecer la posibilidad de eliminar artículos una vez añadidos, de trasladarlos a una lista de deseos o el acceso a una sección de novedades, son algunas de las facilidades que una web debería ofrecer a sus usuarios.

¿A qué público me dirijo?

Dependiendo del perfil de usuario al que nuestra empresa se está dirigiendo, estableceremos el estilo del sitio web. Es importante saber los elementos, la estructura y las facilidades que llamarán su atención, causando así una buena impresión y experiencia. Todo el branding ha de adaptarse a las necesidades de la empresa, ¡pero también a las del cliente!

¿Cómo diseñaré mi web?

Considerando que el diseño web es una de las tareas más importantes en la estrategia de marketing, debemos saber que invertir en ello traerá futuros beneficios. ¡Recuerda que de la calidad del diseño dependerá del impacto en posibles nuevos clientes!

Una empresa especializada en diseño web corporativo podría convertirse en nuestro mayor aliado para desempeñar esta función. Al contar con personas especializadas en ello, con habilidades de equipo y capacidad de respuesta, nos aseguraremos resultados de calidad y duraderos a largo plazo.

Factores del diseño web que influyen en el usuario

Seguro que más de una vez has accedido a un sitio web y a los pocos segundos lo has abandonado para irte a visitar el de la competencia, ¿verdad? Lo más probable es que el diseño de la primera no te llamase la atención o te transmitiese desorden. La tipografía, el color, la estructura o las imágenes incluidas son algunos de los elementos que se apoderan de la mente del usuario nada más conectar con él, generando buenas o malas sensaciones.

Tipografía

Cargar la página con demasiado texto es un gran error, pues de esta forma no estamos dando un respiro al lector y podríamos hasta generarle agobio. Por otro lado, es importante incluir una fuente y un tamaño de letra legible, que no distraiga la vista del usuario y que resulte sencillo de leer.

Colores

¿Sabías que los colores están muy ligados a las emociones? El color negro, por ejemplo, transmite poderío y elegancia, así como el azul oscuro genera seguridad. Debemos tener especialmente en cuenta la combinación de los colores en nuestro sitio web, sin nunca olvidar nuestros colores corporativos.

Imágenes

Una página en la que solo vemos texto y más texto podría resultarnos especialmente pesada. Las imágenes son perfectas para invitar al usuario a hacer pequeñas pausas durante su lectura, animándole así a permanecer durante más tiempo en el sitio web.

Navegación

La navegación es uno de los aspectos por los que más merece la pena invertir en nuestro diseño web corporativo. No importa la buena presentación de una página si el usuario no es capaz de encontrar la información rápidamente y navegar con facilidad. Un diseño claro, intuitivo y rápido es necesario para que su experiencia sea positiva.

Llamadas a la acción

La suscripción al newsletter, los formularios de contacto o el carrito de compra son algunas de las call-to-action que no pueden faltar en una web. ¡Eso sí! Es fundamental tener mucho cuidado con cada uno de ellos para conseguir las conversiones que se desean.

 

No cabe duda que diseño web corporativo juega uno de los papeles más relevantes en toda estrategia de marketing. Claro está que, si queremos alcanzar el éxito con nuestro negocio, no podemos pasar por alto la gestión de nuestro sitio web. Lo mejor es dejarlos en manos de profesionales con la capacidad de convertir las necesidades de nuestros clientes en soluciones visibles y fácilmente accesibles en nuestra página.

Recuerda que no hay una segunda oportunidad para una primera impresión, ¡no la desaproveches!


Comparte