Comparte

Las redes sociales han modificado los hábitos a la hora de relacionarse. Son el presente y prometen ser una revolución en el mundo publicitario. No obstante, cada vez son más los empresarios que apuestan por este sistema a la hora de dar a conocer su negocio. La comunidad virtual por excelencia es Facebook que cuenta con casi mil millones de usuarios en todo el mundo.

Para empezar a formar parte de la red social es necesario crear una página de empresa a partir del perfil personal con el que se administrará la cuenta. A partir de allí, existen distintos tipos de publicidad para promocionar su negocio. Las historias patrocinadas funcionan con un direccionamiento a la página de la empresa en Facebook.  Sobre todo al principio, cuando se acaban de crear las páginas es necesario apostar por las historias patrocinadas con las que conseguir un aumento considerable del número de fans. El funcionamiento de la publicdad en Facebook es muy similar al de Google Adwords a coste por clic. La ventaja que tiene esta red sociales es  que el clic suele tener un coste bastante inferior que en Adwords.

Por otro lado, encontramos los anuncios que direccionan a la página web. De este modo se aumenta considerablemente el número de visitas a la web de la empresa. La ventaja que tiene Facebook es que se puede elegir a los destinatarios de la publicidad (edad, género, orientación sexual, punto geográfico en el que viven, etc.).

Todas estas acciones sirven para aumentar de un modo considerable la popularidad de la empresa. Se aumenta la notoriedad y sobre todo se genera opinión de usuarios que puede ser algo decisivo en el cierre de venta.

Más información en SER o no SER.


Comparte