Comparte

La crisis ha potenciado el ingenio de miles de empresas que han visto en Internet la manera de luchar contra la dura situación. Actualmente, los hábitos sociales se han visto modificados por las tecnologías. Acciones como realizar la compra o adquirir unos billetes de avión a través de la Red se han convertido en algo rutinario. 

Internet ha revolucionado el modo de entender el marketing. Cada vez son más las empresas que apuestan por este vehículo de comunicación para captar clientes potenciales. Se ha convertido en algo imprescindible el tener una página web y realizar las acciones pertinentes en materia de posicionamiento natural para conseguir que los internautas accedan a su página web a la hora de buscar un producto o servicio y adelantarse a la competencia.

No obstante, el tener una página web sin realizar las acciones de posicionamiento SEO no tiene sentido ya que los clientes potenciales no accederán a la página web por no tener un fácil acceso a la misma. El buscador por excelencia es Google y cada vez son más las empresas que realizan anuncios de Adwords para aparecer en primera página de un modo fácil y rápido pese a que esto suponga un coste más caro que el posicionamiento natural.

Por otro lado, las redes sociales pisan fuerte en material de marketing ya que pocos son ya los usuarios de Internet que han escapado de su influencia. Las redes sociales facilitan las inserción de anuncios de texto e imagen con los que captar la atención de un público objetivo muy concreto y conseguir una venta final.

Toda empresa tiene que estudiar cuál es su mejor estrategia de marketing para captar la atención de sus clientes potenciales y aumentar su volumen de negocio. No obstante, no a todas las entidades les funciona igual los vehículos online por los que llegar al consumidor, por lo que lo primero es estudiar cuál es su mejor medio por el que llegar al cliente final. Cuantas más acciones se realicen más posibilidades habrá de alcanzar el éxito.

Más información en SER o no SER.


Comparte