Comparte

La gran revolución que ha supuesto Internet es algo que todos conocemos y con lo que vivimos día a día. Los modelos de negocio tradicionales, basados única y exclusivamente en una presencia física, llegan ahora a su público a través de sus catálogos digitales, blogs, foros… En este mundo interconectado, la sociedad compra, reserva, compara e investiga haciendo uso de sus dispositivos móviles, todo ello en un tiempo real y a velocidades impactantes.

El posicionamiento en los buscadores es hoy más importante que nunca para cualquier empresa. Tener una web corporativa, incluso perfiles en las redes sociales, se trata de una inversión básica que, ya no solo permite estar en continuo contacto con sus clientes, sino también poder llegar a un mayor número de personas de distintas partes del mundo.

Qué es el SEO

La gran mayoría de negocios ya han dado el salto a Internet, y aquellos que aún no lo han hecho, comienzan a replanteárselo. Sin embargo, tener una página web no es suficiente para poder destacar entre las empresas de un mismo sector en el entorno tan competitivo en el que vivimos. ¿De qué nos sirve contar con un sitio web si no recibimos visitas? Seguramente, la mayoría de veces que has buscado algo en Google, te has quedado en la primera página de los resultados de búsqueda y no has pasado a la siguiente, ¿verdad? Está demostrado que un 63% de los clics son para las webs que se encuentran entre la primera y tercera posición. Y es aquí donde el SEO entra en juego.

El posicionamiento SEO (Search Engine Optimization) consiste en un conjunto de acciones desarrolladas en un sitio web con el objetivo de incrementar su visibilidad en los resultados orgánicos de los motores de búsqueda. Es decir, es una estrategia de Marketing más que fundamental para que una empresa aparezca bien posicionada en Google y, por consecuencia, logre leads, clientes y facturación.

Funcionamiento del SEO: El algoritmo de búsqueda

Ahora que ya conoces en qué consiste el SEO o posicionamiento web, es importante que comprendas cómo funcionan los motores de búsqueda, es decir, cómo trabaja Google.

¿Has escuchado habar de su algoritmo? Esta es una fórmula matemática que el gran buscador emplea para posicionar los SERPs, la página de resultados del buscador, en relación con las keywords o palabras clave que un usuario introduce a la hora de realizar la consulta. El objetivo del algoritmo es proporcionar a cada consulta la respuesta más adecuada; ofrecer al usuario la mejor experiencia de búsqueda.

Para ello, rastrea millones de páginas, clasifica los resultados en un index, y realiza una limpieza de aquellas que no considera de utilidad para el usuario. Una vez la web esté incluida en el índice de Google, es momento de ponerse a trabajar para mejorar el posicionamiento SEO y que aparezca lo más arriba posible en los resultados de búsqueda.

Técnicas de optimización para lograr un buen SEO

Que Google te encuentre o te indexe es una tarea realmente sencilla, pues tan solo tendrás que agregar tu dirección en una web. Sin embargo, lo complicado viene a la hora de alcanzar la cima en los resultados del gran buscador, pues la competencia digital es cada vez más alta y si no se logra captar la atención del gran buscador, tu empresa pasará completamente desapercibida.

Estudio de keywords

El contenido de tu web se va a posicionar de acuerdo a los parámetros de búsqueda, es decir, las palabras clave establecidas por tu nicho. Por ello, es fundamental conocer los hábitos de búsqueda de tus clientes y dar con las keywords perfectas a través de un buen keyword research.

Las Tags y Meta Tags

Las páginas web están escritas con código fuente HTML y CSS. Para indicar al navegador cómo debe interpretar los fragmentos de dichos códigos, se usan las etiquetas o tags, las cuales Google también emplea a la hora de valorar la importancia de un contenido y posicionarlo.

Los tres elementos que se deben especialmente cuidar son el título, la URL y la meta descripción.

Las imágenes

Las imágenes es otro de los factores que a Google no se le escapan. Es importante tener en cuenta su peso, pues de ello dependerá la velocidad de carga de la página.

Enlaces internos y externos

Los enlaces cuentan a la hora de posicionar tu web, por lo que no debes pasarlos por alto. ¡Eso sí! Es fundamental emplear keywords para ello y aplicar siempre mucha coherencia, asegurándote de que el enlace está relacionado con el contenido tratado y que encaja bien en ese fragmento de texto.

Estructura de la web

A la hora de establecer una estructura para la web, la clave está en ponerse en la piel de los usuarios. Una página con demasiada información, poco clara o intuitiva, desordenada, etc.  podría resultar muy perjudicial.

Optimización para móviles

Seguro que la mayor parte de consultas que realizas en Google las haces a través de tu Smartphone, ¿verdad? El crecimiento del uso de dispositivos móviles nunca para, por lo que es imprescindible que tu página web se encuentre optimizada para móviles y se visualice sin ningún problema desde estos dispositivos.

Todo lo relacionado y dependiente de Google presenta cierta complejidad, pues nunca sabremos cuál será su siguiente forma de sorprendernos; y el SEO no es menos. Este requiere estar muy pendiente de las continuas innovaciones y novedades del algoritmo de Google, pues lo que es válido un día, puede que al poco tiempo haya quedado obsoleto. La clave radica en contar con el apoyo de una buena agencia especializada en Marketing Digital, integrada por profesionales capaces de potenciar y sacar el máximo partido al sitio web.

Si quieres saber más sobre cómo desarrollar una estrategia SEO para tu empresa, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En SER o no SER estaremos encantados de ayudarte y ofrecerte el mejor servicio de posicionamiento orgánico.

Tu empresa está a punto de hacerse visible en todo el mundo, ¡y aún no lo sabes!


Comparte