Comparte

La mayoría de nosotros asociamos “buscar en Internet” con Google. En la actualidad Google casi monopoliza las búsquedas por la red, pero siguen existiendo algunos de los antiguos buscadores que continúan siendo empleados por los usuarios.

Ya hace más de una década que en un intento de hacer frente al monopolio de Google, «Bing» (el motor de búsqueda de Microsoft) y «Yahoo!» decidieron unir sus sistemas de búsqueda y publicidad. El objetivo era presentar una mayor competencia a Google. ¿Lo han conseguido? La respuesta es no, pero varía según países. Por ejemplo, en Estados Unidos, acorde con los últimos datos, esta unión tiene un 30% de la cuota de mercado para búsquedas. Si miramos los datos de España, el número de internautas que usan Google como buscador principal es de un 95% y asciende a 99% si lo hacen desde dispositivos móviles.

Está claro que Google tiene la mayor cuota de mercado y que domina el SEO. La mayoría de las empresas optimizan sus sitios web únicamente para el rey de los motores. Si tienes una empresa, te interesará saber cómo posicionar una web en los primeros lugares de Google.

 

¿En qué se diferencia el SEO en Bing del SEO en Google?

Para valorar la dificultad o no de posicionarse en Google respecto a otros buscadores como Bing, lo mejor es analizar las principales diferencias existentes entre ambos en relación al posicionamiento SEO. Estas son  las principales 5 diferencias:

  1. Palabras clave

Por un lado, Google está trabajando arduamente con la “búsqueda semántica”, basada en el aprendizaje automático y la inteligencia artificial para comprender el contenido interno de una página.  El objetivo es ofrecer al usuario los resultados de búsqueda, más acordes a su intencionalidad. Es decir, además de tener en cuenta las palabras claves, da importancia al contexto en el que se utilizan.

Por otro lado, en Bing que no está tan avanzado como Google en cuanto a la búsqueda semántica se refiere, se recomienda incluir las palabras claves específicas. Se tienen que utilizar palabras clave sencillas que coincidan exactamente con los términos a los que se dirige en los resultados de búsqueda del usuario.

  1. MetaKeyword

Google, hace ya varios años que informó que dejaba de tener en cuenta la etiqueta de palabra clave meta (metakeyword) de cara a la clasificación SEO.

En Bing, las meta descripciones y las palabras clave siguen siendo relevantes y pueden (potencialmente) tener un gran impacto en el ranking de búsqueda.

  1. Backlinks

Tanto Google como Bing consideran los backlinks como indicios de que los usuarios encontraron útil un contenido y que confían en la información que se les ha proporcionado. El hecho de que ese contenido lo compartan con otras personas, es indicativo de ello.

Google mide esa confianza teniendo en cuenta la autoridad del dominio (la equidad del enlace que fluye a través de los backlinks) de los dominios que enlazan con un contenido. La autoridad tiene una importancia tal que un sólo enlace bueno puede equivaler para Google mucho más que cientos de enlaces de calidad media o baja.

Bing también valora los enlaces de alta calidad, pero juzgan la calidad de manera ligeramente diferente. Da más autoridad a los enlaces que vienen de dominios antiguos y de extensiones de dominio gov, .edu y .org.

  1. Redes Sociales

Google por norma general, no tiene en cuenta la mayoría de los enlaces que salen desde las redes sociales, en cuanto a transmisión de la autoridad. Son catalogados como “nofollow” y por lo tanto no los tendría en cuenta.

Bing por el contrario incorpora las redes sociales a su estrategia SEO. Lo considera como un factor clave de clasificación. Si eres una empresa que está presente en redes sociales y quieres posicionarte en Bing, tendrás que estar muy atento para involucrar a tu audiencia. El hecho de generar en tus contenidos sociales interacciones, me gustas, compartir o hacer retweet, cuenta.

  1. Contenido multimedia

En relación a las búsquedas de contenido multimedia, Bing llevó durante un tiempo la delantera a Google porque desde hace unos años tenía la capacidad de rastrear y comprender con precisión varios tipos de contenido multimedia, como video, audio e imágenes.

Google por su parte se ha esforzado mucho y ha conseguido que el rastreo de contenidos de multimedia sea efectivo y por lo tanto crucial también de cara al posicionamiento y no solo el contenido basado en texto.

 

Ahora ya sabes las principales diferencias que nos encontramos a la hora de realizar el SEO en Google o en Bing. Pero para conocer la dificultad de posicionarse en Google frente al segundo buscador, se debe de tener en cuenta un aspecto más.

Si como empresario tienes una página web que la acabas de optimizada para el SEO, o ha sido creada recientemente, Google la rastreará he indexará con rapidez. Sin embargo, puede pasar un tiempo hasta que Bing lo encuentre y la rastree. Para acelerar este proceso con Bing, le debes enviar tu sitemap, y se lo tendrás que hacer llegar cada vez que hagas un ajuste o modificación en tu web.

Como se puede apreciar, el posicionamiento SEO en Google, aparte de ser más rápido que en otros buscadores, si lo dejas en manos de profesionales que están al día de los constantes cambios que Google realiza, podrás llegar a acceder en España, al 95% de los internautas que tienen a Google como su buscador principal.

¿A qué estas esperando para posicionar tu negocio en Google?

 


Comparte