Comparte

En los últimos años asistimos a una revolución tecnológica. Nadie se sorprende cuando observa a una persona navengando en la red a través de un móvil o leyendo el periódico a través del iPad. Pese a la crisis, la adquisición de aparatos tecnológicos sigue en aumento e incluso la edad de las personas que adquieren estos aparatos en muchas ocaciones no supera los 10 años.

Gracias a esta revolución tecnológica, se ha potenciado el volumen de la publicidad online con presencia mayoritariamente en buscadores, pero sin olvidar las redes sociales como objeto de inmersión publicitaria. La publicidad tradicional ha quedado destinada a un segundo plano debido a la importancia y la expansión de la publicidad online. Google y Facebook se han convertido en los grandes destinatarios de las inversiones publicitarias. Los dispositivos móviles facilitan la conexión web con lo que en los últimos dos años se ha registrado un importante volumen de búsquedas online.

El presente y el futuro de la publicidad pasa por Internet. Cada día cientos de empresas se suman a este tipo de publicidad. A los cambios tecnológicos se suman los cambios en los hábitos de vida. Los amplios horarios laborales y los cambios del modelo de vida han potenciado que cada vez más se recurran a los buscadores para buscar un producto o servicio concreto, por eso si no se realiza publicidad en la Red se pierde visibilidad y por tanto la posibilidad de incrementar volumen de negocio.

Más información en SER o no SER.


Comparte