!-- Global site tag (gtag.js) - Google Analytics -->
Comparte

No puede pillarnos por sorpresa que los traductores online estén abriéndose paso en el mundo de las traducciones. Cada vez son más y más los que puedes encontrar como el de Google, el de Microsoft/Bing, Yandex, DeepL, entre otros.

Han ido mejorando poco a poco y, a medida que va pasando el tiempo, el vocabulario de estos traductores ha ido aumentando y mejorando, adaptándose mucho más a los contextos de textos y frases que los usuarios han solicitado traducir. Hay incluso quien se atreve a afirmar que las herramientas de traducción en línea terminarán por sustituir de forma definitiva a los traductores humanos. Pero esto, no va a ser así ya que hay ciertas áreas en las que es imposible utilizar un traductor digital como por ejemplo, en la literatura, la poesía o incluso ciertos ámbitos en los que se pueda dar pie a ciertas ambigüedades.

Y es que en casos en los que contamos con una web con varios idiomas es fundamental que esté bien traducida ya que, si no lo está, seguramente el posicionamiento SEO, no sea tan bueno como podría.

Por ello, tienes que ser consciente de qué necesidades tiene tu web y cuál es tu mejor opción, si un traductor online (muchas webs se pueden traducirse en el momento con el traductor de Google) o bien haber contado con un traductor y haber creado esa misma página en el idioma o idiomas que quieras.

Entonces, ¿es mejor un traductor online o un traductor profesional?

No hay una respuesta exacta para esta pregunta. Habrá ocasiones en las que un traductor online sea suficiente y otras veces en las que la tecnología sea insuficiente y sea necesario contar con la ayuda de un profesional.

Existen páginas como LinguaVox en la que podrás apoyarte para traducir textos o palabras concretas o, si lo necesitas, podrás consultar el presupuesto para que un traductor o un intérprete te ayude con esa traducción. En esta herramienta podrás encontrar un servicio tanto online como un servicio que te dará apoyo en más de 150 idiomas para que puedas tener todo tipo de documentos traducidos.

Tienes que tener en cuenta las ventajas e inconvenientes que tienen unas y otras. Las ventajas en el caso de las herramientas online son entre otras, la inmediatez, que por lo general son traductores gratuitos y que una sola herramienta cuenta con muchos idiomas a los que podrás traducir.

Sin embargo, también hay inconvenientes, y es que hay que tener en cuenta que quien está “trabajando” es un a máquina, por lo que la exactitud no será tanta como la que podríamos tener con una persona que se dedica a ello.

Uno de los errores más comunes que encontramos cuando realizamos traducciones con herramientas online es que las traducciones son extremadamente literales y no se adaptan culturalmente. Por ejemplo, ciertos coloquialismos o frases hechas que solo existen en el idioma concreto seguramente al introducirlas la herramienta online nos devuelva un resultado correcto, pero sin sentido para la lengua en la que se pide la traducción. Sin embargo, una persona será capaz de ver que se trata de una expresión propia del país y bien la traducirá con una frase que quiera decir lo mismo o si existe una expresión propia del idioma al que se quiere traducir, se utilizará.

Estas son las dos posibilidades que hoy en día se presentan en cuanto a las traducciones, y lo que es innegable es que cuando estamos llevando a cabo una estrategia online en la que tenemos que tener en cuenta varios idiomas no hay mejor opción que hacer una buena traducción, que esté adaptada adecuadamente al idioma.

Por ello, recuerda, que los traductores online gratuitos pueden ser una buena solución para ciertos casos pero en el momento en el que necesitas adecuar un texto a una cultura, con unas expresiones determinadas y un vocabulario muy específico, nada podrá sustituir a un traductor profesional.

 


Comparte