!-- Global site tag (gtag.js) - Google Analytics -->
Comparte

La inteligencia artificial se trata de una herramienta que en el mundo empresarial está suponiendo una gran revolución. Actualmente se puede implantar en cualquier departamento o área de negocio. Y en todo este contexto, las estrategias de SEO tampoco se iban a quedarse fuera y desaprovechar las ventajas que supone la IA.

La Inteligencia artificial puede ser de gran ayuda de cara a la eficacia de la táctica que se esté llevando a cabo en el posicionamiento de la web. La tendencia a la que nos dirigimos con el uso de la Inteligencia Artificial es a conseguir que las búsquedas se personalicen mucho más para poder ofrecer resultados más concretos a los usuarios cuando estos realizan una búsqueda.

Es decir, gracias a la IA se puede aumentar la comprensión acerca de lo que el usuario está buscando de forma que el buscador finalmente le muestre a quien ha realizado la búsqueda, el resultado que realmente está buscando. Y es en esto, en lo que Google ha estado trabajando: en RankBrain. Se trata de un algoritmo de Google basado en la inteligencia artificial.

¿Qué es RankBrain y cómo afecta al SEO?

A grandes rasgos se puede decir que RankBrain es otro de los muchos algoritmos con los que cuenta Google. Podemos describirlo, como un programa que trata de organizar los contenidos (solo aquellos contenidos a los que Google puede llegar) de manera coherente por lo relevante o no que considere dicho contenido. Lo que se supone además que el buscador se mantenga habitualmente actualizado. Lo que se consigue así es ofrecer al usuario que está navegando por Internet una serie de resultados mucho más optimizados y adaptados a sus necesidades de búsqueda.

“Un algoritmo de Google que basa su clasificación mediante la inteligencia artificial para entender el contexto de lo que el usuario está buscando”

Las palabras clave no son lo único importante de cara al SEO. Lo que Google siempre ha valorado de forma muy positiva es que el contenido de la web estuviera enfocado al usuario y no al robot. Por esta razón el texto de una web siempre ha de ser adecuado y que informe sobre los productos o servicios que se ofrecen. Ahora, con el paso del tiempo, la nueva tendencia a la hora de redactar contenido para la web es:

  • Que resuelva posibles preguntas que le puedan surgir a los usuarios
  • Utilizar tópicos con aquellas palabras clase (sólo las long tail)
  • Utilizar una redacción sencilla y fácilmente comprensible que se acerque a una conversación.

Es importante tener en cuenta que Rankbrain se basa en la IA por lo que sobre todo le presta especial atención a aquellas palabras que no se han utilizado anteriormente. Por ello, si quieres tener éxito de cara a este algoritmo una buena opción es intentar adivinar aquellas palabras que no se están respondiendo.

Hay que intentar que los textos que tienes tu web respondan a preguntas que crees que se podrían plantearse los usuarios que te visitan sobre lo que les ofreces. Y recuerda en todo momento, que lo más importante para Google es que tu sitio esté pensado para conseguir la mejor experiencia de cara al usuario.


Comparte